Redes sociales
Redes sociales
 

Tamaño de texto:    
   
 

¿Suficientes... las divisas del exterior?

 
  • La apertura a la globalización le ha permitido a nuestro país captar importantes flujos de divisas.
  • Sin embargo, los ingresos por venta de petróleo han disminuido su participación, por falta de inversión.
  • Por otro lado, la exportación de manufacturas ve mermada su participación por el alto contenido importado.
  • Las remesas familiares son en el papel una fuente importante, pero en la práctica, no son productivas.

Año 2015 - Diciembre, 07 - No. 738
 
 

Los efectos económicos de la globalización pueden ser cuantificables mediante indicadores como: volumen del comercio, movimientos migratorios, flujos de capitales e inversiones, difusión y asimilación de tecnología y, por supuesto, los factores socioeconómicos asociados como lo son la creación de producto, los ingresos personales, empresariales e institucionales, la generación de empleo, la distribución del ingreso y la evolución de la pobreza, entre otros.

Siendo nuestro país una economía abierta a las transacciones económicas y financieras internacionales, el sector externo (las exportaciones de bienes y servicios y de bienes de capital, los movimientos financieros y los pagos a las instituciones internacionales), se ha consolidado como uno de los pilares del crecimiento y desarrollo económico nacional. En este contexto, la entrada de divisas al país por las diferentes actividades generadoras, nos permite acceder a recursos de inversión que potencian las actividades internas y fortalecen las reservas internacionales.

Las principales fuentes de recursos externos provienen de las transacciones comerciales y de las inversiones. En particular, en nuestra economía, y desde hace décadas, la venta de recursos petroleros ha significado la más importante fuente de divisas, de acuerdo con las estadísticas de la Balanza de Pagos. Sin embargo, en los últimos años el peso de esta fuente ha venido disminuyendo. Así, mientras que en 2010 y 2011 las exportaciones de mercancías petroleras representaron el 12.0 y 14.1 % de los ingresos de la cuenta corriente, para 2014 la participación se redujo al 9.4 % y en lo que va de 2015 (enero-septiembre), tan sólo representan el 5.5 %, con un total de 18,739 millones de dólares. Esta reducción en los ingresos petroleros durante el presente año, responde a la caída de los precios del petróleo del más de 50 % desde el año pasado (pasó de un promedio de 87 dólares por barril en 2014 a 41.66 dólares durante el tercer trimestre de 2015), pero también a la reducción en la plataforma petrolera, que de acuerdo a la información de PEMEX, ha registrado caídas continuas en los últimos 11 años, ello producto del agotamiento de los yacimientos actuales. En este contexto, mientras no se empiece a explotar yacimientos en aguas profundas y no convencionales, para extraer más hidrocarburo, la producción seguirá declinando y así la entrada de divisas al país.

La segunda fuente de divisas, es la que proviene de la venta de manufacturas. Nuestro país ha consolidado una plataforma exportadora de manufacturas muy importante, sobre todo a raíz del TLCAN, la cual ha mostrado un destacado ritmo de crecimiento. Así, mientras que en 2010 se exportaron 245,745 millones de dólares en manufacturas, para 2014 se vendieron 337,296 millones de dólares. Sin embargo, la propia apertura comercial con políticas de fomento no tan adecuadas, y sobre todo la ausencia de una política industrial, ha llevado a la ruptura y desaparición de cadenas de suministro, disminuyendo el contenido nacional, lo que ha provocado que las manufacturas tengan un alto contenido importado.

En este contexto, la verdadera aportación de divisas a la economía nacional provenientes de la exportación manufacturera, es menor ya que se le debe restar el contenido importado, lo que representa una fuga de divisas. Así, las exportaciones netas de manufacturas (restándole la importación de bienes intermedios) representaron apenas 35,265 millones de dólares, es decir el 7.8% de los ingresos de la cuenta corriente.

La tercera fuente de divisas es la Inversión Extranjera Directa (IED), la cual representa entre el 5 y 6 % de los ingresos del exterior. Sin embargo, y como hemos señalado en diversas ocasiones, muchas veces los recursos provenientes por esta vía no representan inversiones nuevas que se inyecten directamente al sistema productivo, ya que son producto de la compra de empresas ya instaladas, por lo que representan más una transacción financiera que una autentica inversión productiva.

La cuarta fuente de divisas es la derrama económica que deja el turismo internacional. Nuestro país se ubicó en 2014 como la décima economía receptora de visitantes internacionales con 29.3 millones de viajeros. Sin embargo, en términos de la derrama económica se ubica en el lugar 22. Según las estadísticas de la Balanza de Pagos, en 2014 se recibieron ingresos por 14,319 millones de dólares, el 3.2 % de los ingresos de la cuenta corriente. Esta discordancia entre el número de visitantes y las divisas que representan, se debe al nivel de gasto que realizan, es cual es relativamente bajo. Tenemos pues muchos turistas que gastan poco, por lo que se requieren acciones más efectivas para atraer al país a visitantes con mayor poder adquisitivo, pero también el contar con una infraestructura de servicios más competitiva que invite a los turistas a hospedarse y gastar en los establecimientos formales.

Otra importante fuente de divisas para el país lo representan entradas en cuentas no específicas o en errores y emisiones (cuyo origen puede ser no legal) pero que contribuyen a la cuenta corriente, así como las remesas que los connacionales que trabajan allende de nuestras fronteras envían a sus familiares. Si bien este último no es un sector productivo nacional, si registra una importante flujo de ingresos. Los ingresos por remesas han representado entre el 5 y el 6 % de los ingresos de la cuenta corriente. Cabe destacar que durante los primeros 9 meses del año, los 18,624 millones de dólares que ingresaron por este concepto, representaron el 5.7 % de los ingresos externos, lo que las ubica como la tercera fuente de divisas, detrás de las exportaciones netas de manufacturas y la IED, e igualando a los ingresos por venta de recursos petroleros. El problema con las remesas, se encuentra en que en la mayor proporción se destinan a consumo, muchas veces de subsistencia, de las familias receptoras, y si bien en algunos estados como Michoacán son relativamente altas, no generan producción ni empleo, por lo que no se les puede considerar como una autentica fuente de ingresos productivos.

En este contexto, es necesario que se fortalezcan las políticas que induzcan a incrementar las fuentes de divisas, producto de la actividad económica nacional, en particular la industria manufacturera, el turismo y los recursos petroleros mientras nos duren. En este último aspecto, es importante que la reforma energética empiece a dar frutos incrementando la plataforma de producción; no vaya a ser que pasemos de exportar recursos naturales y nos dediquemos a exportar naturales, que nos envíen las divisas que necesita el país.

 


Se autoriza la reproducción total y/o parcial de su contenido siempre y cuando se cite la fuente:
Consultores Internacionales, S.C.® (CISC)
Las imágenes se utilizan únicamente de forma ilustrativa.

CISComentario D.R. es una publicación semanal de: Consultores Internacionales, S. C. ®
Lic. Julio A. Millán B., Presidente; Ing. Mauricio Millán C., Vicepresidente; Lic. Maribel Rodríguez, Directora Asociada.
Mtro. Sergio Garduño, Consultor Senior. Lic. Patricia Gordillo, Directora del Centro de Información.


José María Rico No. 55 Colonia del Valle México D.F. Tels. (55) 5524-7750 y (55) 5534-9182
info@cisc.com.mx | www.consultoresinternacionales.com