Redes sociales
Redes sociales
 

Tamaño de texto:    
   
 

Perspectivas para 2016.

 
  • Las características del entorno externo, los problemas de origen interno y las medidas de ajuste ortodoxo recién aplicadas circunscriben las expectativas económicas de México en 2016.
  • La contención del gasto de gobierno afectará a diferentes eslabones de la cadena de valor de muchas industrias de alto impacto en la economía.
  • La conjunción entre los objetivos del sector público y privado deberá de ser el hilo conductor que rija en 2016 para que nuestro país logre mantenerse en el sendero del desarrollo.

Año 2016 - Marzo, 14 - No. 751
 
 

Las medidas ortodoxas de recortar el gasto público en 132 mil millones de pesos y aumentar la tasa de referencia a 3.75 %, aplicadas por nuestras autoridades encargadas de la política fiscal y monetaria tendrán un costo sobre el crecimiento económico de 2016. El impacto sobre empresas, gobierno y personas será distinto y de diferente magnitud, pero en su conjunto el ajuste interno tendrá un efecto recesivo sobre la economía mexicana, lo cual se añade a los efectos del entorno externo complicado por el que atraviesa la economía mundial.

Bajo este contexto, diversos especialistas privados, organismos internacionales y el propio Banco de México hemos ajustado a la baja las perspectivas de crecimiento económico de 2016 con relación a lo establecido a principios de año. Por nuestra parte, también ajustamos la expectativa de crecimiento, pasando de un intervalo de entre 2.7- 3.2 % a 2.4- 2.9 %.

Entre los fenómenos externos que circunscriben nuestras perspectivas de crecimiento económico en 2016, están la desaceleración de la producción China, el bajo crecimiento de la economía estadounidense, la disminución del precio del petróleo, y la depreciación del peso frente al dólar bajo un contexto de Guerra Fría Financiera. A estos sucesos debemos añadir las limitantes al crecimiento derivadas de los problemas de origen interno y las consecuencias de los ajustes de las medidas ortodoxas.

En cuanto a la política fiscal, las razones subyacentes del ajuste fueron el hacer frente a los problemas de ingresos presupuestarios que se han originado por la vertiginosa caída internacional del precio del petróleo, así como evitar presiones en la cuenta corriente de la balanza de pagos, pero si bien la medida resulta adecuada para aliviar los problemas de volatilidad generados en el entorno externo, por otro lado también generará consecuencias negativas sobre el crecimiento debido a la menor derrama económica que significa contener el gasto de diversas dependencias, programas y proyectos.

La contención del gasto de gobierno afectará a diferentes eslabones de la cadena de valor de muchas industrias de alto impacto en la economía, reflejándose a su vez en un menor nivel de producción y ventas, menores salarios y menos empleos de las empresas en 2016. Si bien es cierto que la situación es más crítica para las PYMES, recordemos que también muchas empresas grandes como ICA han experimentado dificultades financieras, en parte debido a la dilación de los pagos en los contratos con el gobierno. Es muy importante que el gobierno trabaje en conjunto con las Cámaras que representan a los industriales de nuestro país, pues ante el recorte presupuestal, lo más sensato es buscar medidas que hagan eficiente el gasto, con base en objetivos conjuntos; en otras palabras, se trata de hacer más con menos. Las PYMES, de igual forma, deben medir riesgos y orientar un gasto efectivo orientado a consolidarse como parte de las cadenas productivas.

Por otro lado, el aumento en las tasas de interés impactará durante 2016 con menores niveles de inversión y consumo. En el caso de la inversión fija, el alza de tasas encarece a los empresarios el costo de financiar la adquisición de maquinaria y equipo, así como insumos para construcción, disminuyendo con ello a la inversión. En cuanto al consumo, el alza de tasas impactará en un menor consumo por dos vías: por un lado debido al menor crecimiento económico que implica el alza de tasas de interés, y por ende la menor creación de empleos, y por el otro encareciendo el costo de crédito al consumo.

El alza de tasas también afectará el nivel de otros indicadores macroeconómicos como la inflación, tipo de cambio y saldo en cuenta corriente. Con respecto al tipo de cambio, las medidas de ajuste servirán temporalmente para paliar la volatilidad que tiende a depreciar nuestra moneda, pero no para mitigarla totalmente. Con esta base, estimamos que en 2016 el tipo de cambio promedio cierre dentro de un intervalo de 18.46 a 18.9 pesos. El nivel del tipo de cambio fomentará el crecimiento del valor de nuestras exportaciones, que estimamos estarán en un rango de 412 mila 446 mil millones de pesos, situándose por encima a lo registrado en 2015; sin embargo, la cuenta corriente será deficitaria dentro de un intervalos de -28 mil a -30.6 mil millones de dólares.

Derivado del elevado nivel en el tipo de cambio, el alza en los costos de los insumos importados se verá reflejado en una mayor inflación, con respecto al año pasado, pues los empresarios no podrán seguir manteniendo un margen de ganancia bajo, debido el aumento de sus insumos. Para este indicador estimamos que en 2016 se sitúe en torno a 2.9 % y 3.5 %, que a pesar de que es una cifra mayor a la de 2015 (cuando fue de 2.13 %), aún se encontrará dentro de objetivo que persigue el Banco de México de 3 % (con un intervalo de variación de más menos 1 %).

Finalmente, un tema importante que hay que considerar es la delicada situación de PEMEX que, al día de hoy, sus pasivos laborales son superiores al conjunto de sus activos, mientras que su futuro inmediato tampoco es muy optimista debido al recorte fiscal de 100 mil mdp y el bajo precio de la mezcla mexicana del petróleo, para la cual estimamos en 2016 estará alrededor de los 23.7 y 20.4 dólares por barril.

La vicisitud en la que actualmente se encuentra PEMEX, así como la situación general de las finanzas públicas, muestra la urgencia de que las dependencias y programas de gobierno, en sus tres niveles, se organicen y coordinen con la iniciativa privada para generar políticas de fomento encaminadas a realizar gasto en temas de prioridad nacional, que fomenten el crecimiento y la estabilidad macroeconómica. La conjunción entre los objetivos del sector público y privado deberá de ser el hilo conductor que rija en 2016, para que nuestro país logre mantenerse en el sendero hacia el desarrollo.

 


Se autoriza la reproducción total y/o parcial de su contenido siempre y cuando se cite la fuente:
Consultores Internacionales, S.C.® (CISC)
Las imágenes se utilizan únicamente de forma ilustrativa.

CISComentario D.R. es una publicación semanal de: Consultores Internacionales, S. C. ®
Lic. Julio A. Millán B., Presidente; Ing. Mauricio Millán C., Vicepresidente; Lic. Maribel Rodríguez, Directora Asociada.
Mtro. Julio Soto, Consultor Senior. Lic. Patricia Gordillo, Directora del Centro de Información.


José María Rico No. 55 Colonia del Valle Ciudad de México Tels. (+5255) 5524-7750 y (+5255) 5534-9182
info@cisc.com.mx | www.consultoresinternacionales.com