CISCOMENTARIO531

Se autoriza la reproducción total y/o parcial de su contenido siempre y cuando se cite la fuente:
Consultores Internacionales, S.C.® (CISC)

 
Tamaño de texto:  

Paridad Peso/Dólar: Visión de Largo Plazo.

  • La tasa de cambio entre el peso mexicano y el dólar norteamericano ha aumentado en poco más de 12.4%.

  • La alta volatilidad se explica fundamentalmente por el continuo deterioro de la situación económica internacional, afectando las perspectivas económicas de crecimiento para México.

  • Estimamos una expectativa de cierre de año cercana a los $13.70 pesos por dólar, dados los eventos externos.

El efecto de depreciación del peso mexicano se viene acelerando desde Junio, y ha acumulado un debilitamiento frente al dólar de 12.4% (del cierre de Junio $11.72 al cierre de Octubre $13.18), siendo una de las depreciaciones más pronunciadas dentro del grupo de las economías emergentes.

Básicamente, lo que explica el ajuste en el tipo de cambio es la creciente incertidumbre internacional. En general el continuo deterioro de las perspectivas en toda la zona Euro que permite la especulación de una crisis sistemática en la Unión Europea, aunada a la difícil situación económica por la que atraviesa Estados Unidos, han afectado las perspectivas económicas de crecimiento para México en lo que resta de 2011 y para 2012.

El incremento en el precio de la moneda norteamericana se deriva de una mayor demanda de divisas por parte de algunos inversionistas que están buscando mercados o activos más “seguros” o “líquidos”; por ejemplo, todos aquellos fondos especulativos de corto plazo que entran en los mercados de capitales en moneda local, y que ahora aceleran su salida, a consecuencia de las pérdidas derivadas de depreciación del tipo de cambio contra el dólar.

Creemos que es casi imposible que Europa y Estados Unidos vayan a crecer a tasas elevadas dentro de los próximos 5 años por lo menos; esto genera una traba sobre el conjunto de la economía mundial, y es particularmente preocupante para México por su alta dependencia de Estados Unidos.

Según declaraciones de Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), “el peso mexicano recuperará en un futuro no muy lejano su fortaleza, una vez que se asiente el polvo y los inversionistas internacionales evalúen a la economía mexicana por sus méritos”. Si el tipo de cambio se revertirá como lo ha anunciado el Gobernador del Banco de México o continuará aumentando, depende de lo que ocurra con la economía global en el futuro cercano.

Tenemos que evaluar básicamente dos escenarios: el primero donde se estabiliza la situación mundial y hay una reducción de la incertidumbre -entonces sería posible creer que el tipo de cambio pudiera revertirse tal y como lo ha pronosticado el Gobernador Carstens-; y el segundo, donde si la situación mundial se agrava aún más -en este caso no se puede descartar que la tendencia al alza del tipo de cambio continúe-.

En cualquier caso, es fácil deducir que el tipo de cambio no regresará (por lo menos en el corto plazo) a los niveles que tenía antes de la reciente subida. Será muy difícil volver a tener un tipo de cambio cercano a o incluso por debajo de los 12 pesos por dólar. De manera regular, los movimientos al alza en la paridad peso/dólar, tardan meses en revertirse.

A fines de 2008 (Nov. 2008), después de la quiebra de Lehman Brothers, el tipo de cambio se disparó hasta los $13 pesos por dólar, alcanzando después una paridad superior a los $15 pesos por dólar. No obstante que este incremento empezó a revertirse a principios de 2009, la paridad volvió a estabilizarse en alrededor de los 13 pesos por dólar hasta casi un año después (Sep. 2009), y más de 2 años para que cruzara finalmente la barrera de los 12 pesos (Marzo 2011).

Por lo pronto, estimamos una expectativa de cierre de año cercana a los $13.70 pesos por dólar, dados los eventos externos. No obstante, que otros analistas parecen estar mucho más positivos; el consenso de la más reciente encuesta de Banxico (publicada el 3 de Octubre de 2011), anticipa un nivel de cierre para 2011 de $12.62 pesos por dólar.

Para manejar las crisis es decisivo mantener la vista en el largo plazo, es posible traducir la actual apreciación del dólar en algo benéfico para la economía mexicana, pues se han mantenido fundamentos sanos: disciplina fiscal, una razón ordenada de deuda pública como porcentaje del PIB (de alrededor de 43%), inflación a la baja, altas reservas internacionales, y un reconocimiento internacional expresado en una línea de crédito flexible del FMI por 75 mil millones de dólares.

Recordemos que mayormente México exporta manufactura y servicios, lo que nos da un menor impacto. Nuestra economía se hace más competitiva respecto a los sustitutos de los productos hechos en México, China por ejemplo (si tomamos en cuenta los altos precios del petróleo que dificulta la trasportación, el alza en el costo de la mano de obra china, y las medidas tomadas para frenar inflación, Mexico se convierte en un buen sustituto de importaciones).

Por otro lado, para las empresas exportadoras, así como para el sector turístico en general, este aumento en el tipo de cambio representa una bonanza, dado que los productos que venden se abaratan con respecto al exterior y se hacen más atractivos para los consumidores externos.

La clave, sin embargo, es que el ajuste cambiario no se traduzca en una mayor inflación.

 

Tipo de Cambio Peso / Dólar
(31-Dic-2010 a 31-Oct-2011)

 
  CISCOMENTARIO 531
                             
  Fuente: Elaborado por Consultores Internacionales, S.C. ®  con Información de Banco de México (Tipo de Cambio  FIX).
 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CISC_SC